MINAS DE SAL DE MARAS

El recorrido por el Valle Sagrado de los Incas es una parte esencial en su exploración por lo que fue el territorio de los Incas en Perú. De hecho, mientras recorre el valle, disfrutará de vistas impresionantes y encontrara muchos recintos arqueológicos; si bien no es netamente un recorrido turístico, no puede pasar por alto la visita a las fascinantes y antiguas minas de sal, conocidas como las Salineras de Maras; son miles de pequeñas piscinas excavadas en la ladera de una montaña; estas se llenan de agua salada que se evapora dejando atrás la sal. A lo lejos y dependiendo de la hora del día, las miles de terrazas blancas de las Salineras de Maras, muestran tonalidades increíbles que han sido captadas por los mejores lentes de amantes de la fotografía de todo el mundo.

¿Dónde se encuentran las Salineras de Maras?

Las miles de piscinas poco profundas llenas de agua salada, están excavadas en la ladera de la Montaña Qaqawiñay a 3,380 m. de altura, a 46 km de la Ciudad del Cusco, en el Valle del Urubamba. Las 3,000 piscinas son alimentadas por un manantial subterráneo hipersalino que se origino hace 110 millones de años durante la formación de las montañas de la Cordillera de los Andes (Orogenia Andina).

Las salineras (minas de sal) de Maras

Sin duda es muy buen deporte ir allí y comprar algunas sales con sabor y otros recuerdos (demasiado caros), aunque después llegue a casa y vaya al supermercado por una bolsa de esa sal marina francesa sin siquiera mirar el precio. En las Salineras de Maras puede comprar “sal natural de color rosa”; esta obtiene su hermoso color de los elementos naturales del agua del manantial, incluyendo magnesio, calcio, potasio y silicio; y por si no lo sabía, solo hay 4 lugares en el mundo de donde se puede extraer sal rosada y Maras es uno de ellos. Otra de las cosas interesantes de las Salineras de Maras, es que puede recoger su propio puñado de sal o comprar una bolsa, frasco o lata en la tienda de regalos Maras.

¿Cómo funcionan las Salineras de Maras?

Luego que las miles de piscinas poco profundas se llenan con agua salada (caliente) proveniente del subsuelo, el manante es bloqueado durante unos días; el intenso sol hace que el agua se evapore, dejando cristales de sal pura que luego es “cosechada” con un trozo de madera con el cual se va raspando la sal, que se coloca en pequeños cestos para eliminar el agua sobrante. Al cabo de esos días, se vuelve a abrir el paso de agua y el proceso se repite.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: